Al momento de elegir un curso de buceo el principiante se encuentra con una gran oferta de cursos diferentes. En muchos casos estos cursos no duran más de dos o tres clases y a veces se dan en dos o tres semanas.

La pregunta que surge es: ¿puede una persona aprender a bucear en dos semanas? La respuesta definitivamente es NO. Una persona puede aprender el uso del equipo en ese lapso pero no puede aprender a BUCEAR con todo lo que ello implica. Hoy el buceo es un deporte fácil de aprender, seguro y divertido. La seguridad se basa en el equipo de buceo. Pero para poder desestimar la "falla humana" se requiere un buzo más preparado.

Hay un tiempo para cada aprendizaje, en el caso del buceo necesitamos un individuo plenamente adaptado y familiarizado con el medio acuático para lograrlo tenemos que darte tiempo, entrar paso a paso en este nuevo y fascinante mundo, sin técnicas apresuradas, con calma llegando pacientemente a las técnicas requeridas para lograr un buzo seguro en sus inmersiones en el mar. Por otro lado un curso de cuatro meses permite obtener mucho más conocimiento del fondo marino y sus habitantes y hace que el cursante pueda relacionarse más estrechamente con sus compañeros de curso, que serán seguramente sus compañeros de buceo el día de mañana.

 

El mejor precio del mercado

Nuestro curso de nivel inicial de tres meses de duración y con 12 clases teóricas y 12 clases prácticas, dictados en un salón de última generación y en una pileta que no se comparte con otras actividades cotiza al mismo precio que los cursos que se dictan en dos semanas con sólo dos clases teóricas y dos clases prácticas en una pileta compartida. Nuestros cursos de especialidades son los más completos del mercado y, al mismo tiempo los más económicos.

 En el I.A.A.S. creemos fehacientemente que la base de nuestra escuela está en la calidad, el servicio y la dedicación puesta a quienes confían en nosotros.

Realmente es muy difícil tratar de explicarle a alguien que nunca estuvo en el fondo del mar, lo que se siente al bucear...

Es difícil explicar la sensación de estar paseando por un hermoso arrecife de coral y que, de pronto, te rodeen miles, millones de pequeños peces...

Es tan difícil de explicar que, tal vez por eso, nos veamos obligados a mostrarte una foto...